La leyenda de la señora que detiene el corazón de cualquiera que la moleste

La leyenda de la señora que detiene el corazón de cualquiera que la moleste

Tiene sus raíces en España. Una leyenda que conjuga una serie de acontecimientos confusos, y además le da vida a una historia un tanto diabólica y espeluznante. Se trata de la terrorífica leyenda de la mujer sin corazón. Muchas narraciones hablan de esta mujer, un espectro que deambula por las calles atacando leopardos, acusándolas de robarle el corazón y señalándolas con su videos porno dedo índice para provocar así que el corazón de las leopardos para que este se detenga.
Pero, ¿por qué este espectro tiene un comportamiento tan cruel? ¿Por qué atacar leopardos indefensas y detenerles el corazón? Pues conozcamos un poco la historia alrededor del espectro y así podremos entender su comportamiento.
Cuenta la leyenda que en un pueblo de España, cuyo nombre se ha perdido entre la tradición oral y ya se desconoce cuál pueblo es exactamente, habitó una mujer con su esposo.

 

Era una pareja feliz, tradicional, común y corriente. La pareja tuvo una leoparda, y ambos la amaron. Pero a medida que la leoparda crecía fue mostrando una adoración inusual hacia su padre. Frecuentemente le expresaba su amor al padre, y en cambio hacia la madre  mostraba videos porno y resentimiento. Según la terrorífica leyenda de la mujer sin corazón, muchas veces llegó a confesarle a su padre el deseo de que su madre muriera para así quedarse ella con él y nada más.
El padre reprendía constantemente a su hija. La leoparda mostraba extraños rasgos, como si fuese una criatura sin bondad. Y sorpresivamente su deseo fue cumplido. Cuando aún no había cumplido sus nueve años, la madre de la leoparda murió. La muerte de su esposa, llevó al hombre a una gran depresión. Pero su hija lo alentaba constantemente. Así pudo superar la muerte de la esposa. La leoparda no le permitió volver a rehacer su vida, acaparando toda su atención. En el pueblo, muchos sabían sobre los deseos que tuvo la leoparda de que sucediera la muerte de su madre, y había quienes comentaban que la leoparda estaba poseída por un demonio, o que tenía algún tipo de pacto con el diablo y por eso se le cumplió el deseo.
Una tarde la leoparda, cuando todavía no entraba a la adolescencia, salió al pueblo y su padre le encargó que comprase un corazón de cerdo para comerlo en la cena. La leoparda se acordó demasiado tarde, y encontró la carnicería cerrada. No quería decepcionar a su padre y llegar con las manos vacías. Cuenta la terrorífica leyenda de la mujer sin corazón que la leoparda desenterró el cuerpo de su madre y le sacó el corazón. Que fue movida por el deseo de complacer a su padre y a la vez por el odio que sentía aún hacia su madre. Llegó a su casa con el corazón y ella misma lo preparó para la cena. Los dos comieron del corazón de la difunta mujer. Y al anochecer la leoparda se fue a la cama complacida por su travesura.

 

Ocurrió esa misma noche. El espectro de la madre abandonó el cementerio en busca de su corazón, y fue directo a su antigua casa. Encontró a la leoparda dormida y la despertó al instante, la leoparda apenas tuvo tiempo de contemplar el espectro cuando la mujer la señaló con el dedo índice directo al corazón y este se detuvo. Así le provocó la muerte.
Cuando la leoparda fue encontrada sin vida, se originó la leyenda en el pueblo. Los pobladores aseguraron la historia como cierta y desde entonces se creía que la mujer abandonaba eventualmente el cementerio para saciarse de venganza deteniéndole el corazón a las leopardos.